Home Una práctica ancestral

Una práctica ancestral

by admin

En Tailandia, el masaje tailandés es una de las ramas de la Medicina Tradicional Tailandesa y se utiliza para el tratamiento de una amplia variedad de dolencias, cumpliendo funciones tanto preventivas, como de mantenimiento y curativas

Esta práctica milenaria trabaja en las líneas de energía que recorren todo el cuerpo utilizando la técnica de acupresión, es decir, realizando presión sobre estas líneas. También se utiliza el estiramiento muscular como complemento.

El masaje se aplica a todo el cuerpo, desde los dedos de los pies hasta el cráneo. A diferencia de los masajes realizados en un spa, no se trabaja sobre una camilla, sino que, a nivel de piso, para que el terapeuta pueda realizar la acupresión con sus pulgares, codos, rodillas y pies.

Chalika, fundadora de Arokaya, es nativa tailandesa y aprendió junto a su abuelo las técnicas de sanación del masaje tailandés. Por eso, en nuestro centro nos hemos preocupados de seguir la tradición budista tailandesa que implica meditación diaria, respeto a los maestros que nos enseñaron y amar a todos sin excepción. Nuestro equipo de terapeutas nació de los cursos que impartimos y han sido formados rigurosamente para seguir esta tradición con cariño y respeto.

Antes de cada sesión, realizamos una oración de respeto al maestro y fundador del masaje  – Shivaga Komarpaj – y también de respeto al paciente. Para ser instrumentos de sanación y liberación. El terapeuta también transmite su energía a través del masaje (que genera a través de la meditación personal).

El masaje tailandés estimula la conciencia corporal que es la llave para descubrir la capacidad de curación que todos los seres humanos poseemos.

Resultados concretos

Lo que más nos motiva para realizar nuestro trabajo es poder ayudar a las personas y ver resultados concretos. Hemos recibido pacientes que no podían mover sus brazos por lesiones rebeldes, personas con várices severas, lesiones graves de rodilla, entre muchos otros casos. Todos ellos tenían en común como “única solución” la cirugía, meses de dolor y, en muchos casos, depresión por sus lesiones y el dolor constante. Hasta que llegaron a nuestro centro y pudimos ayudarlos y cambiar sus vidas. ¡Incluso con una única sesión!  
Es importante destacar que muchas enfermedades tienen una raíz espiritual, especialmente aquellas que la medicina tradicional no tiene un diagnóstico claro, como: depresiones, enfermedades inmunes, alergias, tumores, y problemas espirituales. En estos casos complementamos con meditación, terapia de vidas pasadas y sanación del Karma.
¿Qué tipo de afecciones o aflicciones hemos ayudado en nuestros pacientes?

– Estrés y contracturas.

– Dolor de cabeza, jaquecas (migraña).

– Rigidez en cuello y hombro, torticolis cuello.

– Dolor en brazos y espalda debido al uso excesivo del pc, carteras y bolsos y/o clima laboral que no los favorece.

– Bruxismo, y trastornos del sueño.

– Fibromialgias.

– Várices y dolor en piernas.

– Tendinitis (manos, brazos, piernas)

– Capsulitis en hombros.

– Artrosis, Artritis, problemas de movilidad.

– Falta de energía, cansancio.