El Ají Milagroso

Artículo publicado en Momwo el 30 de Agosto de 2012 :

 

 

Ya se está acabando el invierno y sé que muchos al leer esto, esbozarán una sonrisa porque saben que los días serán mas largos, comenzará a hacer calor, podremos vestir mas ligero, tendremos más luz para disfrutar al aire libre, cambiará el color de la ciudad con los ciruelos llenos de flores blancas y rosadas, luego saldrán las hojas y todo se verá mas verde y se sentirá ese intenso aroma a flores en el aire. En cambio, para mí desde niño, la Primavera ha sido significado de una eterna preocupación de evitar salir mucho, andar cerrando ventanas al viajar en bus o auto, evitar el deporte al aire libre, evitar los parques, no poder almorzar tranquilo por estar congestionado al extremo de no lograr respirar nada por la nariz, que hasta tragar saliva se hace difícil y todo esto porque sufro de alergia a todos los pólenes incluyendo al pasto. No se pongan tristes, encontré la solución a esto y quería compartirlo con ustedes.

Mi rutina de todos los años era usar los famosos corticoides y medicamentos fuertes que me mantenían muerto de sueño todo el día, descubrí que dañaban mi estómago, producían acidez y reflujo y aun así no hacían mucho efecto, porque tenia periodos críticos que recurría a la técnica del alcohol mentolado mezclado con agua caliente para inhalar el vapor y así tratar de despejar. Una verdadera odisea a la hora de las comidas.

Todo comenzó el año que me casé con Chalika, ella es tailandesa y las comidas en su país son mayoritariamente picantes. Además le fascina cocinar y preparar cosas ricas. Yo por mi parte nunca me había atrevido a probar cosas picantes porque tenia reflujo y acidez (que descubrí después eran causados por los medicamentos), así que mis platos eran siempre especiales y sin ají. Un día, la fuerza de la costumbre y cosas del destino, Chalika se olvidó de esa regla y ocurrió el milagro. Fue mi primera experiencia probando la verdadera comida tailandesa, ¡me ardía todo!, no sentía mi lengua ni labios, pero en pocos segundos mi nariz se descongestionó, podía respirar sin problemas e incluso sentir el maravilloso aroma de aquella comida. Estaba descongestionado 100%.

Desde aquel día comencé a estudiar más del tema y descubrí que muchas culturas, especialmente las asiáticas han empleado por siglos el ají y otras hiervas y raíces picantes en sus alimentos para prevenir y curar enfermedades respiratorias. El ají contiene a una sustancia picante llamada capsicina o capsaicina, similar a otras drogas expectorantes utilizadas en la mayoría de jarabes para la tos. Además me encontré con estudios que demostraban que el ají ayuda a proteger las mucosas gástricas, además tiene muchos beneficios como analgésico, anticancerígeno, ayuda a disolver la grasa, entre otras más.

A la fecha, puedo decir que el ají me cambio la vida, si bien la alergia no ha desaparecido, estoy recibiendo con optimismo la llegada de cada primavera, porque sé que las horas de comida no serán un problema como antes, sumado a las ventajas y beneficios que tiene el ají.

 

 

 

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.